Verano con niños: Consejos para el calor

Verano con niños: Consejos para el calor

Llega la época del buen tiempo, se alargan las tardes, llegan las vacaciones… Pero ¿qué sabrá un bebé de horas de luz y de vacaciones? A él lo que le preocupa es que hace calor y es muy molesto. Está inquieto y encima le cuesta regular la temperatura de su cuerpo. Bueno, esto último no lo ha pensado con estas mismas palabras, de hecho, aún no sabe ninguna. Pero lo intuye. Por eso, aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar con el calor en un verano con niños. ¡Toma nota, que tu peque aún no sabe!

Consejos para un verano con niños

 

En casa

  • Cámbiale el pañal con frecuencia, así evitarás que con el sudor se le irrite la piel. Ya se sabe que los pañales no son muy fresquitos que digamos, pero son totalmente necesarios. Además, todos aquí vemos lo poco efectivos que serían unos pañales-tanga, ¿verdad?
  • Ponlo a dormir con un pijama finito, tapándolo solo con una sábana. ¡Pero no te confíes! Estate pendiente por si al amanecer refresca y tienes que abrigarlo con otra prenda. Sí, sí, los cambios de temperatura… Uno no sabe ya cómo vestirse, te entendemos.
  • Asegúrate de que está bien hidratado ofrécele agua a menudo. El truco está en darle poquita y a menudo. Si además quieres aprovechar para para que tome fruta, las bolsitas de Nestlé Naturnes adaptadas para bebés a partir de 6 meses, le darán la vida en esas tardes calurosas de verano.
  • El aire acondicionado en verano puede marcar la diferencia entre la vida y la deshidratación. Pero, sintiéndolo mucho, cuando el pequeño entre en la habitación desconéctalo. ¡¿Que QUÉ?! Sí, cómo lo lees, y es que se podría resfriar con la corriente directa de aire. La temperatura perfecta para una habitación está entre los 20ºC y los 24ºC, menos grados ya es vicio.

 

Fuera de casa

  • Cuando salgáis de casa, vístelo con prendas ligeras y si pueden ser de algodón, mejor que mejor. O incluso lino, ya sabes, rollo ibicenco 😉
  • Si queréis salir a lucir modelito, debes saber que las mejores horas para pasear son a de la mañana y última de la tarde. La temperatura a esas horas es más amigable.
  • El resto de horas tenéis otra opción, ¡bañaros! Ya sea en la playa o la piscina, para tu bebé será toda una experiencia. Además de deshaceros del calor de un plumazo, nadar tiene muchísimos beneficios motrices y cognitivos para tu bebé. Además ¡flotas! Eso es muy divertido cuando eres pequeño. Y que no te preocupen posibles, ehem, digamos, fugas, que pueda tener tu bebé. Ya tú sabes. Porque puede ir perfectamente protegido con unos bañadores acuáticos desechables, como los Huggies Little Swimmers. ¡Está todo pensado!
  • Si no tenéis la suerte de estar bañándoos, siempre ten a mano unas toallitas húmedas. Si a tu bebé le entran los sudores no tienes más que darle un suave masaje por todo el cuerpo y listo. Se sentirá la mar de fresquito. 🙂

 

verano con niños

¡No se hinchan en el agua!

Así que ya ves, ser pequeño en verano no es nada fácil. Bueno, y ser un adulto padre o madre de un pequeño tampoco. Pero con estos consejos seguro que os hemos echado un buen cable para disfrutar de un verano con niños. 😉

 

Foto portada de Pinterest.com

Facebooktwittergoogle_plusmail
Posts relacionados