Ulafurgo, cómo funciona ulabox siendo repartidor

Ulafurgo, cómo funciona ulabox siendo repartidor

Siempre se ha dicho que no te haces la idea de cómo funcionan las cosas hasta que no las vives en primera persona. Es cierto. Por eso me he subido a la Ulafurgo.

Uno de los motivos por los que aterricé en Ulabox era experimentar en mis propias carnes el funcionamiento de una start-up. Y no una cualquiera, sino que se trata de una empresa que rompe con todo lo pre-establecido en el sector del gran consumo.

Ulafurgo

La Ulafurgo por dentro

Desde las oficinas de Ulabox se respira un aire diferente, el de un supermercado online que no se guía por lo tradicional. Ulabox tiene su propia identidad y carácter diferenciado del resto porque no es un súper, es #ElAntiSúper. 😉

 

Viendo el mundo desde la ulafurgo

Sin embargo, me faltaba algo para acabar de conocer todo el proceso. Lo más importante: ponerme en la piel del repartidor y conocer al cliente en directo. Nada de hashtags, retweets ni fotos de perfil. Por fin, estaba fuera del trepidante mundo de las redes sociales y podía saludar al cliente sin limitaciones de caracteres. Bendito Twitter!

Repartidor de Ulabox

Vamos al lío. Cambié mi camisa habitual y me puse la simpática camiseta negra de Ulabox, Ula, ula, pone en el pecho; la espalda, la podéis ver en la foto. Eso sí, mantuve el pantalón de traje y mis habituales zapatos de vestir, un cuadro oigan! Pero cuando se trata de conocer a nuestros clientes habrá que ponerse las mejores galas, digo yo… 🙂

Me subí a la ulafurgo y lo primero que me sorprendió fue la alegría y soltura del repartidor que me acompañaba, Alfonso. Se sentía seguro de lo que hacía y rápidamente pude percibir eso que tanto he oído en la oficina de que en Ulabox, tooooodo gira sobre el cliente. Antes de llamar al timbre, revisamos todo para que estuviera perfecto y me explicaron el proceso habitual: primero, se cogen los productos secos, seguidamente los frescos y por último, los congelados. Después, últimos retoques y… riiiiiing, riiiiiing! Los de Ulabox entrábamos en escena. 

 

¡Empieza el show!

Recibir la compra del supermercado no es algo especialmente atractivo para el comprador, pero pude ver que los clientes de #ElAntiSúper se sentían muuuuy especiales. Y esto se nota desde que nos abren la puerta hasta que nos despedimos de ellos, pasando por el SMS que recibían en el teléfono móvil 30 minutos antes de que llegáramos. Avisarles de que estábamos de camino hacía que nos estuvieran esperando con una sonrisa de oreja a oreja ?

caja Ulabox

Mi amigo Alfonso me enseñó que aquí no vale eso de un saludo pre-establecido como si fuéramos repartidores – robots. Cada cliente es diferente y eso es lo que intentábamos transmitirles a cada uno de ellos. De hecho, Alfonso ya conocía a algunos de los que les llevamos la compra. ¡Sí, nuestros clientes repiten! Esto ayudaba a saber un poquito más sobre ellos.

 

Nuestros clientes

compra de ulabox

Como anécdotas podría explicar alguna de ellas. Estuve hablando con algunos de los clientes y les pregunté por el servicio de Ulabox. En el 100% de los casos (has leído bien, el 100%) me dijeron que estaban súper contentos con #ElAntiSúper. Sobre todo, destacaban la puntualidad en la entrega de la compra. En el caso de Marta era el tercer pedido que hacía.

 

reparto Ulabox

David tenía algo más de experiencia en esto de recibirnos en su casa. Era la quinta vez que nos abría las puertas y esta vez, lo hacia junto a su bebé. En este caso, pude percibir que David sí que necesitaba #mastiempoparasubebé y así era. En un momento, le llevamos toda la compra hasta su cocina y solventó lo que hubiera podido ser toda una odisea para él: arreglarse sin descuidar a su bebé, vestir al peque, abrigarlo para que no se constipe en una fría tarde de invierno, cargar con la compra, el carrito del bebé, el baby llorando…

Y todas estas historias en solo unas horas. Imaginaros la de anécdotas que podrá contar Alfonso a sus hijos, nietos, biznietos y tataranietos. A partir de ahora lo tengo mucho más claro: el cliente, la Ulafurgo y cómo no, E.T son los verdaderos protagonistas de esta maravillosa historia que comenzó hace 5 años.

Ula, Ula! Adiós, Adiós!

Repartidor y Rafa

A que tengo estilo??? 😉

Facebooktwittergoogle_plusmail
Posts relacionados