Trucos de los supermercados para vender más

Trucos de los supermercados para vender más

La semana pasada leíamos con interés y cierta sorpresa un estudio sobre los trucos que utilizan los supermercados tradicionales para que sus clientes compren más. De ahí nuestra sorpresa, en Ulabox no llevamos a cabo ninguno de ellos. Uno de los motivos que hizo que Ulabox pasase de ser una idea a ser un supermercado online es el descontento que producen estos detalles a los clientes, saber que es el cliente quien pasa a estar al servicio del establecimiento y no al revés. Ulabox nacía con la idea de ser diferente. Un supermercado al servicio del cliente, de sus necesidades, con el objetivo de hacerle más fácil una tarea tan cotidiana como hacer la compra. Esa visión diferente se hace evidente si repasamos uno a uno esos trucos de los supermercados tradicionales. Respiramos más tranquilos al comprobar que ninguna se aplica en Ulabox.

Las analizamos una a una:

1.- Carritos cada vez más grandes: el carrito de la compra en Ulabox tiene el tamaño que le dan los productos que necesita cada cliente. No existe esa frustración del carrito vacío al terminar tu compra. Ni siquiera te lo planteas, al no ser algo físico.

2.- Los precios, mejor con céntimos: el viejo truco de los 99 céntimos sólo aparece en nuestros productos cuando llevan el precio recomendado que dan los fabricantes. Siempre que hacemos una promoción u ofertas, se aplica de forma automática sobre el precio anterior, no importa si los céntimos quedan bonitos o si son tan poco vistosos. Los precios son los que son.

3.- Ubicar los productos a la altura de los ojos: Los únicos productos que están colocados de forma consciente en Ulabox son las ofertas y promociones y se sigue un doble criterio en la mayoría de los casos:

–  Mayor precio rebajado, es decir, el producto de su categoría que mejor oferta ofrece al cliente, por el beneficio que esto supone

– Básicos de la lista de la compra o los más vendidos, esto es, lo que sabemos que el cliente puede estar buscando, bien porque es un habitual de los carritos de la compra o bien porque se considera un producto de primera necesidad.

4.- Los imprescindibles al final de la tienda. Como decíamos, en Ulabox se sitúan al principio en las páginas de promociones y ofertas. En el caso de que el cliente busque directamente en una categoría (Alimentación, Bebidas…) o por marca, la ordenación automática hace que se muestren primero los más vendidos, intentando acercarnos así a lo que el cliente busca con más frecuencia con un único objetivo: que pueda hacer la compra de forma rápida y efectiva. Nuestro lema es más tiempo para ti.

5.- Los productos prescindibles en la entrada: en el supermercado tradicional, los chicles, las gominolas y otros productos complementarios de un carrito de la compra estás siempre junto a la caja. En el caso de Ulabox, cuando estás en el último paso del proceso de pago (el equivalente a la caja en la tienda física) ofrecemos al cliente productos habituales de su lista de la compra que no ha añadido, cómo el azúcar, la leche o el champú. De este modo, intentamos ofrecerle una solución previa a los despistes del supermercado.

6.- Las cajas, a la izquierda: con esto se busca que el cliente recorra todos los pasillos de la tienda antes de llegar a caja. En Ulabox, además de ahorrarte el paseo, tú eliges el recorrido. Únicamente por nuestra parte, recomendamos que la primera parada sea el rincón de las promociones, dado que te ayudarán a ahorrar hasta un 25% en cada compra. A partir de ahí, el supermercado es todo tuyo…

7.- Cambiar la ubicación de productos básicos: en Ulabox, cada cosa está siempre en su sitio. Si necesitas pañales vas a la categoría Bebé. Si quieres aceite está en alimentación. Si buscas agua, sabes que la encontrarás en bebidas y que ahí puedes filtrar por marca, ofertas, formatos… Tú eliges lo que quieres ver y saber de las cosas que compras.

8.- El guiño a la ecología: en nuestro caso este punto es un tanto especial. Teniendo en cuenta que algunas compras viajan más de 800km para llegar a su destino, nuestro principal objetivo es que te llegue todo en perfecto estado, que no se aplaste el pan de molde o que explote una cerveza del ‘meneo’ del viaje. La ecología la aplicamos en el material de nuestras cajas y bolsas, hechas con papel y cartón reciclado y reciclable. Además, continuamente probamos materiales que, con menor consumo de cartones o plásticos, nos ayuden igualmente a cumplir con el objetivo de llevarte la compra tal y como esperas recibirla.

Supermercado online

Cosas que no pasan en un supermercado online

9.- Caos en los productos en oferta: En Ulabox siempre os decimos que hay tres sencillas formas de ahorrar en el momento de hacer la compra:

– Las #ulaPromos: promociones temporales que te ayudan a ahorrar un mínimo de un 25% en cada compra. Afectan a un gran volumen de productos que puedes combinar entre sí con mecánicas tan sencillas como eficaces:  la 2ª unidad a mitad de precio o un 3×2.

– Las ofertas: tienes disponible un filtro permanente que te ofrece únicamente los productos que están en oferta, puedes ver los que más te interesen utilizando los filtros de marcas, categoría, fabricantes u otros filtros como sin gluten, formatos ahorro…

– Los cupones: los típicos cupones de las marcas con descuento en un producto en concreto también son válidos en nuestro supermercado online. Sólo tienes que buscar el producto, añadirlo al carrito e introducir el código en el mismo carrito. El descuento se valida inmediatamente.

Este último ‘truco’ va en contra de nuestra idea de supermercado online, cuidamos el diseño y la limpieza de la página hasta el extremo. En este supermercado online lo que nos importa es tu experiencia antes, durante y después de hacer la compra. Eso es lo que te hará volver y lo que nos anima a nosotros a seguir construyendo un supermercado online diferente.

Y si tienes alguna duda, te planteamos un reto. Intenta hacer tu compra online en Ulabox.com utilizando únicamente el buscador. Sin recorrer pasillos, sin rincones de oferta y sin ninguna decisión de compra que no sea exclusivamente tuya. ¿Te imaginas entrando en un supermercado pidiendo producto a producto tu lista de la compra sin que nada ni nadie interfiera en tu idea inicial, sin trucos ni ganchos?

Imagínate que además, después de leer tu lista de la compra apareces sentado en el sofá de tu casa leyendo un libro o escuchando música y llega tu compra sin cargar pesos, sin meter los productos en bolsas, sin meter esas bolsas en el coche, sin hacer cola para salir del párking… y justo en el momentos en el que lo deseas? Bienvenido a la nueva forma de NO ir al supermercado 😉

Facebooktwittergoogle_plusmail
Posts relacionados