Guía para sentarse a la mesa en cualquier rincón del mundo

Guía para sentarse a la mesa en cualquier rincón del mundo

Viajar, ¿a quién no le gusta viajar? Ver lugares nuevos y desconocidos, conocer nuevas formas de pensar, nuevas culturas, formas diferentes de vivir y lo que suele ser más importante, degustar platos diferentes peeero, más allá de la gastronomía, ¿sabes lo que se consideran buenas formas en el país que visitas? Nunca hay una forma del todo correcta pero sí una, vamos a llamar, guía de estilo, una guía para sentarse a la mesa en cualquier lugar del mundo.

En Ulabox nos pirran las cosas diferentes, nuevas, que rompan los tópicos de siempre y que hagan que ni todo, ni todos sea igual. Pues rompamos los tópicos, vamos a descubrir nuevos países/ciudades según cómo debemos comportarnos en la mesa:  Cómo utilizar bien los cubiertos,  en qué situaciones se debe comer con los dedos… ¡hasta eructar en la mesa puede ser de buena educación! En esta Guía para sentarse a la mesa en cualquier rincón del mundo te damos algunos consejos para que siempre te sientas en casa.

 

Guía para sentarse a la mesa dónde sea

Comer en Europa

Empezaremos viajando por Europa. En Francia, por ejemplo, cuando has acabado un plato y tus manos están descansando, las debes tener apoyadas encima de la mesa (a la vista) y nunca con los codos, sino con los antebrazos. Sino.. ¿quién sabe lo que estás haciendo con las manos por debajo de la mesa? La importancia de la charla después de la comida, sobretodo en España, también es signo de buena educación. Cuando acabas de comer en este país no puedes salir corriendo, debes quedarte haciendo la sobremesa con los demás comensales. No sólo la sobremesa es importante, si durante la cena la conversación decae durante algunos segundos.. es un fracaso total.

Guía para sentarse a la mesa

Beber en Europa

Hay países en los que el alcohol es un problema, pero hay otros donde es todo un acierto. En Inglaterra, se tiran más al alcohol, así que si vas de invitado a algún lugar lleva alcohol de sobras (para ti y para el anfitrión), con una botella no tenéis ni para empezar. En Francia, también va de alcohol la cosa, aunque siempre que seas el invitado puedes llevar flores, un postre o un vino, el regalo con el que quedarás como un rey es: ¡Champagne!

Y ¡ojo con los brindis! Si tu destino es Hungría y eres un amante de la cerveza, lo tienes complicado puesto que nunca, nunca, nunca puedes brindar con ésta. Está permitido brindar con cualquier otra bebida alcohólica, pero no con ésta. Y es que cuando se derrotó la Revolución Húngara de 1848, los vencedores de Austria brindaron la victoria con jarras de cerveza. Los derrotados se prometieron que no volverían a brindar con cerveza durante los siguientes 150 años y, a día de hoy, la tradición perdura.

En el caso de que tu destino sea Georgia, ojo con los brindis! En las cenas a modo de festín, se llevan a cabo varios brindis. El problema no es que se brinde varias veces sino que la copa te la tienes que beber de un solo trago… Supongo que después de 5 brindis ya entran más que solas, lo difícil son las primeras. Pero aún tenemos más consejos en nuestra guía para sentarse a la mesa.

 

Asia

Si viajamos a Asia, prepárate con los palillos, baja la voz y córtate las uñas de los pies!! Sí, sí, en este orden… ¿Sabías que en Japón un bol de arroz con los palillos clavados es lo que se ofrece a la muerte en un funeral budista japonés? Así que no te la juegues y llames a la mala suerte. Deja los palillos apoyados horizontalmente en el bol o a un lado. Además, subir el tono de voz o estar hablando en un tono alto es una falta de educación.

Si aterrizas en India, el anfitrión te llenará el vaso de agua y te lo tendrás que beber todo. Cuando te invitan a una casa, lo más común es dejar el calzado en la entrada. ¡CONSEJO! Que tus calcetines estén impolutos y que no se asoma ningún dedillo por ahí. Además, cuando te acabes el plato, ten claro que te lo volverán a rellenar y no se acepta un ‘no’ por respuesta. Así que si de verdad estás lleno, agita las dos manos mostrando negación y tócate la barriga para mostrar que no puedes comer más. Y al día siguiente.. al gimnasio para quemar la comilona 😉

Ojo también con los calcetines y los dedillos en Corea. Ahí también debes quitarte los zapatos cuando llegues a casa de alguien. Además en este país, debe ser el anfitrión el que pruebe el primer bocado.

Guía para sentarse a la mesaEn algunos países árabes, eructar es de buena educación y demuestra saciedad, ¡vamos que te ha encantado la comida! Además, no te asustes si el anfitrión o el cocinero te contestan con otro eructo, es salud. En cualquier caso, ¡ tú no te cortes! Seguimos con nuestra guía para sentarse a la mesa.

 

America

Si nos movemos al continente americano, nos encontramos un panorama muy diferente. En Argentina, por ejemplo, nunca puedes irte de casa de alguien sin tomar un mate. Se considera un momento en el que todo el mundo abre sus sentimientos a los demás. No tomar nada es como rechazar este momento. En México, las cenas o fiestas se viven como si no hubiese un mañana, se come en abundancia y se alarga la velada hasta que el cuerpo aguante!

En los países latinoamericanos, la puntualidad no es lo más importante. Lo que realmente importa es que siempre siempre siempre vayas con una sonrisa en la cara. Además, el tono de voz suele ser muy elevado. Y por si fuera poco, normalmente las visitas son inesperadas. Cuando vas a casa de alguien, te presentas sin avisar. Así que si no te gustan las sorpresas.. ves haciéndote a la idea!

Al final, lo importante es viajar, compartir y sobretodo… ¡disfrutar! Esta es nuestra Guía para sentarse a la mesa. ¿Crees que falta alguna costumbre que te haya llamado la atención de tus viajes por el mundo?

Foto portada, champagne,  sonrisa desde Pinterest

Facebooktwittergoogle_plusmail
Posts relacionados