El secreto de la pasta: su cocción

El secreto de la pasta: su cocción

Hay mucho mitos, dimes y diretes sobre cuál es la forma correcta de cocinar la pasta. Por eso, me he puesto a investigar para compartir con vosotros unos consejos rápidos y fáciles para que os quede buenísima. Porque como ya sabéis… hecho en casa #sabemejor

  1. Agua : Cuando vayamos a hervir pasta es muy importante que tengamos en cuenta la proporción de agua por pasta. Primero de todo, cogeremos una olla que sea lo suficientemente grande como para que al hervir la pasta (cuando ésta absorba el agua) tenga suficiente espacio y no se pegue. La regla general que normalmente se usa en la cocina italiana es 1 litro de agua por cada 100 gramos de pasta.
  2. ¿Aceite sí o no? Normalmente, en casa, siempre vemos hervir la pasta con un chorrito de aceite “para que no se pegue”. Piiii… ERROR! En Italia, que saben un rato de esto, no se añade nada más que sal al agua, ni aceite, ni mantequilla… si la pasta es buena y le damos el tiempo de cocción adecuado, no se pega
  3. Sal : Sazonar los alimentos es un paso muy importante y en el caso de la pasta no puede ser menos. Sazonaremos una vez que el agua haya empezado a hervir. ¿Porque? Muy fácil, porque el agua salada tarda más en llegar a ebullición y de esta forma agilizamos el proceso. La cantidad de sal que echaremos al agua dependerá de la cantidad de pasta que hirvamos y por consiguiente de la cantidad de agua que habrá. Aproximadamente pondremos media cucharadita de café por cada litro de agua.
  4. Cocción: La cocción de la pasta dependerá de si es pasta fresca o de trigo duro. En ambos casos, el fabricante especifica en el paquete durante cuánto tiempo se tiene que hervir la pasta. Es muy importante que no nos pasemos con el tiempo que esta hirviendo la pasta porque si se nos pasa, perderá toda la gracia. Si tenemos pensado acompañarla de una salsa, os recomiendo que retiréis la pasta un par de minutos antes de que cumpla el tiempo de cocción que indica el fabricante. El motivo de hacer esto es porque si a continuación vamos a juntar la pasta con la salsa y cocinarlas juntas para que la pasta coja el sabor de la salsa, podemos pasarnos de cocción. Así, si dejamos un par de minutos menos de cocción, la pasta estará perfecta.
  5. Salsa: Si tienes tiempo y te gusta cocinar las salsas, te recomiendo que tengas la salsa preparada para cuando la pasta ya esté hervida puedas echar la salsa y así la pasta no se pasará. Aunque la mejor solución cuando vamos justos de tiempo es tener a mano una salsa ya hecha. En Ulabox puedes encontrar la que más te guste.

Otro truquito que va genial cuando vemos que la salsa ha quedado muy reducida o que hay poca y queremos que nos cunda más, podemos dejar un poquito de agua de la pasta sin colar para que cuando echemos la salsa, el agua, que contiene el almidón que ha soltado la pasta, hará que la salsa espese mejor.

Ya por último me gustaría recomendaros que echéis un vistazo al amplio surtido que tenemos en Ulabox de productos italianos, especialmente de risottos, pasta y salsas. Mi pasta favorita son los Stortatelli de la marca Lori y me encanta combinarla junto a la salsa Napoletana de Barilla. Pero la calidad de la pasta Molisana está garantizada, aquí os dejamos los favoritos de los clientes de Ulabox.

Lo dejo aquí que ya se me esta haciendo la boca agua… Ah, si hacéis vuestros platos de pasta o risotto (“made with Ulabox) no dudéis en etiquetarnos en Instagram y Facebook y así también nos enseñáis vuestras recetas 🙂

Foto vía Pinterest

Posts relacionados